ACSI BLOG

Por Anuar Reza Olvera. Investigador.

Recientemente ACSI reveló que ante la necesidad de iniciar el ciclo escolar a distancia debido a las medidas sanitarias tomadas a nivel internacional por la pandemia de COVID19, prácticamente 81% de los encuestados, se manifiesta de acuerdo con esta modalidad de regreso a clases.

Sin duda, el que la mayoría de los consultados sea favorable a la modalidad virtual de las actividades escolares, beneficia a dicha dinámica. No obstante, es importante reconocer que esta realidad plantea importantes desafíos a todos los actores involucrados en el ámbito educativo (gobiernos, instituciones, padres de familia, docentes, estudiantes) debido a los múltiples factores que implica: los sistemas de creencias, la estructura organizacional, la infraestructura y competencias tecnológicas, los métodos y herramientas de gestión, entre otras. A la luz de este escenario, las Naciones Unidas en voz de su Secretario General António Guterres reconoce que “la pandemia del coronavirus ha afectado a más de 1600 millones de estudiantes en el mundo exacerbando las desigualdades en la esfera de la educación (…) una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable, minar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades arraigadas”.

Este ejemplo del ámbito educativo sirve para ilustrar el escenario de retos que prácticamente cualquier industria enfrenta en la actualidad. Uno en el que un cambio disruptivo ha acelerado la inminente transformación y en el que, consecuentemente, resulta indispensable hacer una evaluación objetiva de las condiciones actuales, los objetivos y el conjunto de acciones necesarias para vincular a las primeras con los segundos identificando la naturaleza de estas, así como los detalles e implicaciones tanto de su ejecución como de su omisión. En este sentido, la llamada transformación digital que se ha venido gestando desde hace ya prácticamente dos décadas y que contempla más que únicamente un tema tecnológico, siendo una cuestión de cultura de empresa, de rediseño y cambio de procesos, de creación de valor agregado en los servicios y productos ofrecidos, así como en la experiencia del cliente, se antoja prioritaria.

LAS COMPETENCIAS DIGITALES

Una de las acciones más importantes que acaso puede traducirse en una enorme oportunidad para la modernización y la sostenibilidad de las organizaciones, es el desarrollo de competencias digitales, competencias que en palabras de arqueólogo y experto en transformación digital Genís Roca “no consisten en que todos usen un dispositivo de comunicación y un procesador de texto, sino en saber usar recursos para generar y gestionar el conocimiento en redes (…) son medios para la adaptación permanente.”

Hablar de competencias digitales, es referirse a la serie de capacidades que facilitan el uso de los dispositivos digitales, las aplicaciones para la comunicación y las redes para acceder a la información y llevar a cabo una mejor gestión de estas con miras a contar con los medios para filtrar, evaluar y administrar la información para crear y gestionar proyectos profesionales y de vida en forma colaborativa, segura, eficaz y creativa para generar valor además de prevenir o resolver problemas. Se trata de habilidades que contribuyen a la transformación cultural de las empresas, gracias a la incorporación de nuevas tecnologías habilitadoras en las estrategias, proyectos y procesos de negocio

En ocasiones son clasificadas como hard skills (conocimientos técnicos como Internet of Things (IoT), Big Data, inteligencia artificial, automatización, etcétera) y soft skills (resilencia, colaboración, coordinación, capacidad para aprender, capacidad para innovar, aprendizaje autodirigido, pensamiento crítico, creatividad, comunicación efectiva, entre otras.)

Y resulta relevante enfatizar la importancia de este tema a la luz de que en lo relativo a la formación y aprovechamiento de competencias digitales de índole tecnológica, el desafío para un país como México, no es menor. Baste hacer referencia al estudio Global Skills Index (2020) realizado por Coursera y que refleja que en nuestro país se registra un bajo dominio de habilidades tecnológicas llegando a ocupar el lugar número 58 de los 60 países evaluados.[1]

Aunque, como ya lo hemos mencionado, el abanico de competencias digitales, que resulta importante considerar y adoptar en las organizaciones en función de sus objetivos y estrategias, van más allá de lo meramente tecnológico. En este sentido, el Marco Europeo de Competencias Digitales[2], desarrollado por el Joint Research Centre (JRC), que identifica 21 competencias distintas agrupadas en cinco áreas clave:

  1. Información y alfabetización de datos. Conocer los términos y la jerga para escribir y hablar correctamente en esta nueva era digital.
  2. Comunicación y colaboración. Cómo interactuar través de las tecnologías digitales. Los protocolos esenciales de comunicación, ya no solo el comportamiento a nivel personal en el medio social, sino como cumplir las directrices marcadas por la institución en la que se trabaja. La llamada Netiqueta de toda la vida y que conviva con la filosofía de la empresa.
  3. Creación de contenidos digitales. Conocer las herramientas digitales y tecnológicas y el uso que se va a hacer de ellas, cada una según los objetivos para las que se utilizan y para las personas que las utilizarán.
  4. Seguridad. De qué tipo de seguridad se dispone y cómo configurar los dispositivos y plataformas a las que nos vamos a conectar tanto a nivel personal como con la empresa.
  5. Resolución de problemas. Saber identificar problemas y saber cuáles son las necesidades y respuestas tecnológicas para cada caso.

Es imposible negar que ante el estado actual de las cosas, la presencia de estas competencias en el mapa de gestión de las organizaciones se presenta como una condición sin e qua non para que estas sean más o menos competitivas toda vez que permiten diversificar los servicios, tomar mejores decisiones e impulsar el crecimiento, impulsar una cultura de innovación, mejorar la productividad, tener una mayor presencia de marca a través del aprovechamiento de múltiples canales que se comunican y fluyen entre sí generar mayor impacto en el mercado a partir del uso de la información reducir costos mediante la automatización, la reducción de errores y el almacenamiento de información en la nube y ofrecer mayor satisfacción de los clientes mediante una mejor experiencia, servicios más ágiles y seguros, así como una comunicación directa.


[1] En las subcategorías que integran la habilidad tecnológica el estudio obtuvo los siguientes resultados generales para el país:  redes de computadoras 0 %, bases de datos 8 %, interacción humano-computadora 20 %, sistemas operativos 0 %, ingeniería del software 25 %, ingeniería de seguridad 3 %. Fuente: Coursera, 2020.

[2] El informe completo con los detalles sobre cada competencia y sus escenarios de aplicación, puede consultarse en: The Digital Competence Framework for Citizens with eight proficiency levels and examples of use (2017) https://publications.jrc.ec.europa.eu/repository/bitstream/JRC106281/web-digcomp2.1pdf_%28online%29.pdf

FUENTES:

  1. La pandemia COVID-19 ha cambiado la educación para siempre. Así es como. https://es.weforum.org/agenda/2020/05/la-pandemia-covid-19-ha-cambiado-la-educacion-para-siempre-asi-es-como/ Última visita, 22 de octubre del 2020
  2. AGUILAR Rosa Isela y Emma Otuyemi Rondero.  La competencia digital es una necesidad permanente https://observatorio.tec.mx/edu-bits-blog/competencia-digital-una-necesidad-permanente 2 de octubre del 2020. Última visita, 23 de noviembre del 2020.
  3. SANTAMARÍA, Maite. Competencias digitales: clave para el éxito personal y profesional. https://gaeapeople.com/canal-digital/mundo-digital-de-interes/competencias-digitales-clave-para-el-exito-personal-y-profesional/ 01 de junio del 2020. Última visita, 23 de noviembre del 2020.
  4. ROCA Genís (2012) La Sociedad Digital https://www.youtube.com/watch?v=kMXZbDT5vm0 . Última visita, 23 de noviembre del 2020.
  5. COURSERA. Coursera’s Global Skills Index. Top Trending Job Skills in 2020. (2020) https://www.coursera.org/gsi
  6. Stephanie Carretero & Riina Vuorikari & Yves Punie, 2017. «DigComp 2.1: The Digital Competence Framework for Citizens with eight proficiency levels and examples of use,» JRC Working Papers JRC106281, Joint Research Centre (Seville site)
  7. VILLALBA, Deisy. (2020) Beneficios de la transformación digital empresarial. https://www.pragma.com.co/blog/7-beneficios-de-la-transformacion-digital-empresarial 2 de junio de 2020, Última visita, 23 de noviembre del 2020.