ACSI BLOG

La tan mencionada nueva realidad es un escenario factorial que llegó para quedarse y que ha planteado una gran cantidad de retos en todas las organizaciones y en todas las industrias a nivel mundial. La adaptación para realizar estudios en línea que de manera tanto ortodoxa como tradicional se llevaban a cabo de manera presencial, fue un gran reto para la industria de la investigación.  

Sesiones de Grupo Virtuales

Durante más de un año que ha trascurrido desde que inició la pandemia, hemos realizado varios estudios de diversas metodologías migrando a la virtualidad. Sin embargo, aunque en ACSI Research ya se realizaban investigaciones a distancia, las sesiones de grupo tenían la característica inherente de ser presenciales por el contacto, conexión y sensibilidad requerida por el moderador y por el estudio. 

Lo anterior, debido a que una sesión de grupo es una metodología cualitativa que permite obtener a profundidad información sobre un tema en particular y que de manera abierta los participantes expresan su opinión y sentimientos con respecto a lo que se les pregunta.  Esta técnica de investigación agrupa en una mesa a un conjunto de entre 8 y 12 personas acompañados y guiados por un moderador que posee diversas habilidades tanto de observación como de obtención de información. Por ende, el tener a 13 personas en un mismo espacio (mesa) durante los momentos más críticos de la pandemia, no era posible de poderse realizar. Sumado al espacio de observación para los clientes en la Cámara de Gesell que es un lugar cerrado. 

Se tenía la premisa de que a través de una sesión de grupo a distancia, realizada en una plataforma digital, no podría ser posible trasmitir de la misma manera los sentimientos o detectar los insights debido a la falta de cercanía que podría limitar la confianza y la posibilidad de que los participantes hablaran abiertamente sobre el tema, así como de conectar emociones entre ellos mismos. Otro reto que se presentaba de manera importante, era para el moderador, que al perder la interacción física no pudiera tener la misma posibilidad de controlar al grupo.

Sin embargo, ante la necesidad de llevar a cabo proyectos de investigación que requerían de esta metodología y ante la necesidad de bioseguridad de llevarlas a cabo de manera virtual, es que ACSI Research realizó sesiones de grupo en línea. En donde la experiencia fue totalmente distinta a lo esperado, pudimos comprobar que sí existe tanto la conexión entre los participantes, como la sensibilidad de recibir y trasmitir emociones así como la apertura y confianza para dar sus opiniones y expresar sentimientos. De la misma manera, se comprobó en el caso de la moderación, que se logra guiar también de manera eficaz al grupo hacia los objetivos de la investigación.

Rompiendo Paradigmas

Una de las sesiones de grupo de estudios públicos que realizó ACSI  Research de manera virtual, fue con madres mexicanas en donde se tocaron temas sobre qué significa para ellas ser madres, cómo han vivido la situación de la pandemia en el confinamiento y el legado que desean dejar a sus hijos. Una investigación sumamente interesante que además de arrojar datos relevantes para conocer el sentimiento y percepción de las madres en un contexto tan retador para ellas, pudo demostrar que si se trasmiten emociones a distancia y si conecta sentimientos y corazones. 

En esta sesión en específico fui la moderadora debido a mi gusto personal por la metodología, la experiencia diferenciadora de llevarlo a cabo de manera virtual contra mis experiencias realizadas de manera presencial.  Así mismo, el tema me resultaba sumamente interesante, siendo una moderación retadora pero sumamente gratificante y de gran aprendizaje. 

Desborde de Emociones

Los resultados de esta sesión de grupo fueron ampliamente enriquecedores y les compartiré algunos puntos más relevantes. 

El llanto se trasmite a distancia

Las madres mexicanas en estos momentos demostraron tener las emociones a flor de piel, resultó revelador el cómo desde el momento de estar planteando las preguntas ya había lágrimas en sus ojos, y al momento de responderlas comenzaba inmediatamente la voz a quebrarse y el llanto surgía en conjunto con sus palabras. 

En el momento en el que la madre hablaba acompañada de su inmenso sentimiento y llanto, la trasmisión de la emoción rompió las barreras físicas, llevando al llanto a las otras integrantes del grupo, que lograron conectar con lo que las otras integrantes mencionaban y así en una sesión de grupo llena de empatía y desborde de emociones, nuestras participantes nos expresaron sus sentimientos más profundos.

Ante la pregunta de ¿Qué significa ser madres? Respondieron de manera contundente y con gran sentimiento que es lo más importante de su vida así como su prioridad y hasta su razón de existir, con frases como:

“Para mí ha representando algo que desde niña lo sentía que ese el fin para el que yo estaba creada” 

“Lo mejor que me ha pasado es tener hijos, ellos vinieron a complementar mi existencia” 

Le doy gracias a la vida por el regalo infinito por ser madre, es una bendición enorme.” 

Es el amor más puro que uno pueda tener.”

Ser madre en Pandemia

En el contexto de pandemia, las madres han experimentado angustia y miedo, así como el gran incremento de responsabilidades y actividades de manera simultánea en el hogar con los hijos.

“Tengo mucho miedo que a mí me pase algo y que mi salud se vea afectada y que no pueda cuidar a mi hija” 

“Ha afectado a muchas mujeres el hecho de estar todo el día con trabajo, haciendo los quehaceres del hogar, la comida, los hijos, es algo que definitivamente nos ha cambiado la vida” 

Sin embargo, también ha sido gratificante y ha representado unión familiar, aumentando la convivencia, así como la valoración del tiempo con los hijos.   

“Hemos convivido más y gracias a Dios, nos hemos unido más como familia” 

“Benditas redes sociales porque puedo ver a mi mamá de 92 años por video llamada”

“Estamos más juntos, hemos platicado más y para mí ha sido muy gratificante, y definitivamente al mundo al que vamos a regresar es un mundo muy diferente estábamos corriendo muy deprisa”

El legado como madres

“Hay que darle las alas para volar y la raíz para que regresen”

Definitivamente una de las preguntas más retadoras durante la sesión de grupo, ya que desde que se estaba realizando comenzó el llano entre ellas. El pensar en lo que dejan de legado a sus hijos significar el encontrarse ante el escenario de su ausencia y de la trascendencia que dejaron en su camino con las personas que más aman. Las madres coinciden en el amor, la independencia y la fortaleza para afrontar la vida.

“Yo siempre les digo que los quiero fuertes, independientes, que me van a tener siempre para lo que necesiten, pero es su vida, la tienen que vivir felices principalmente y respetuosos”

“Yo le dejaría el legado del estudio, del trabajo, el esfuerzo porque la vida no es fácil, la lucha para alcanzar nuestras metas”

“Uno le das las herramientas con amor para que puedan salir delante de manera independiente”

“Dejarle el legado del amor, cuando un niño se siente amado y feliz, tendrá buen corazón y actuará” 

“Seres humanos bondadosos con mucho amor primero así mismos, que se vean al espejo y se sientan muy orgullosos y siendo felices, conociéndose, siendo autosuficientes pueden salir adelante y tumbar las barreras que se les presenten”

Un estudio lleno de aprendizajes en varias aristas que ACSI Research desea compartir tanto para la parte profesional y de metodología como para la parte humana y emocional. Resultó sumamente satisfactoria la experiencia y existe el convencimiento de que las madres que puedan leer estos resultados se sentirán identificadas con lo que se expresó, y sabrán que comparten muchas opiniones y sentimientos entre las madres mexicanas.

PARTICIPACIONES